No Tiene Por Qué Vivir Con Dolor Articular

Tratamiento Opciones

Luego de la evaluación ortopédica, el cirujano ortopédico revisará y analizará los resultados con usted. De acuerdo con su diagnóstico, sus opciones de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos;
  • Fisioterapia;
  • Suplementos del líquido de la articulación;
  • Reemplazo de la articulación.

Medicamentos
Se usan muchos medicamentos diferentes para tratar el dolor y la rigidez producida por la artritis. Uno de los tipos de medicamentos que más comunmente se recetan son los agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que se pueden tomar a largo plazo para reducir tanto el dolor como la hinchazón causados por la artritis.

Otro tipo de medicamento recetado para reducir el dolor agudo y la hinchazón son los corticoesteroides. Las inyecciones de corticoesteroides ofrecen un alivio del dolor más rápido y eficaz. Sin embargo, se pueden usar sólo algunas veces al año ya que pueden debilitar el hueso y el cartílago. Además, los corticoesteroides pueden causar otros posibles efectos secundarios graves, por lo que un médico debe controlar su uso.

Fisioterapia
La fisioterapia puede ser útil en el control de la OA y RA. Por ejemplo, un fisioterapeuta puede recomendar:

  • Ejercicios isométricos ("flexiones") para ayudar a desarrollar fuerza muscular sin someter las articulaciones inflamadas a un desgaste excesivo
  • Ejercicios isotónicos ("extensiones") para aumentar aún más la fuerza muscular y ayudar conservar la función
  • Caminatas diarias, usando un bastón o dispositivo de ayuda según sea necesario

Suplementos del Líquido Articular
En el caso de aquellos pacientes que no mejoran con los medicamentos o la fisioterapia, las inyecciones de "lubricante de articulación" pueden brindar alivio temporal. Se inyecta en la rodilla un suplemento del líquido articular, el cual actúa como lubricante para la articulación dañada. El calendario de inyecciones en la articulación y la duración del alivio del dolor varía de acuerdo con el tratamiento elegido y el paciente en particular. Sin embargo, estas inyecciones no curan la rodilla afectada y puede ser necesario un reemplazo de articulaciones a medida que empeora con el tiempo.

Reemplazo Total de Articulaciones
El reemplazo total de articulaciones generalmente está destinado para pacientes con enfermedades artríticas graves. La circunstancias varían, pero generalmente los pacientes considerados para un reemplazo total de la articulación son aquellos en que:

  • Las limitaciones funcionales no restringen sólo el trabajo y la recreación sino también las actividades cotidianas del diario vivir
  • El dolor no se alivia con los métodos de tratamiento más tradicionales, como los descritos anteriormente, con el uso de un bastón ni restringiendo las actividades
  • Existe rigidez considerable de la articulación
  • Las radiografías muestran una artritis avanzada u otros problemas