No Tiene Por Qué Vivir Con Dolor Articular

Avances Recientes en el Reemplazo Total de Articulaciones

Cerca de medio millón de reemplazos de cadera y rodilla se realizan cada año en los Estados Unidos usando prótesis convencionales de metal o plástico. Como la mayoría de estos procedimientos son exitosos, con los años, las articulaciones pueden empezar a soltarse y ser inestables, lo que requerirá una cirugía de revisión (repetición).

Estos problemas, junto con el hecho de que cada vez más pacientes activos y jóvenes están recibiendo reemplazos totales de articulaciones, y los pacientes mayores están viviendo por más tiempo, han presentado un desafío para la industria ortopédica para intentar prolongar el ciclo de vida de los reemplazos totales de articulaciones.

Las recientes mejoras en técnicas quirúrgicas e instrumentación ayudarán a aumentar el éxito de su tratamiento. La disponibilidad de materiales avanzados como el titanio, las prótesis de cerámica, y los revestimientos de plástico nuevos, le entregan a los cirujanos ortopédicos opciones que pueden ayudar a aumentar la longevidad de la prótesis.

Prevenir Posibles Complicaciones de la Cirugía

La tasa de complicaciones luego de la cirugía es muy baja. Las complicaciones graves, como la infección articular, se producen en menos del 2% de los pacientes.2 Sin embargo, como ocurre en cualquier procedimiento de cirugía mayor, los pacientes que se someten a un reemplazo total de articulaciones tienen riesgo de presentar ciertas complicaciones, la gran mayoría de los cuales pueden evitarse o tratarse exitosamente. Las posibles complicaciones incluyen:

Infección
La infección puede producirse en la herida o en el área que rodea a la nueva articulación. Esto puede producirse en el hospital, después de que el paciente regrese a su hogar o años después. Después de la cirugía, los pacientes con reemplazo de articulaciones reciben antibióticos para ayudar a evitar infecciones. Es posible que necesiten tomar antibióticos, por el resto de sus vidas antes de someterse incluso a procedimientos médicos menores para reducir la posibilidad de que se propaguen infecciones en una articulación artificial.

Coágulos
Los coágulos pueden ser el resultado de muchos factores, incluyendo la disminución de la capacidad para moverse del paciente después de la cirugía, que hace más lento el movimiento de la sangre. Existen muchas maneras de reducir la posibilidad de que existan coágulos, incluyendo:

  • Medicamentos anticoagulantes
  • Medias de compresión elásticas que mejoran la circulación de la sangre en las piernas
  • Botas plásticas que se inflan con aire para aumentar el flujo de la sangre en las piernas
  • Elevar los pies y las piernas para evitar que la sangre se acumule
  • Caminar cada hora

Congestión Pulmonar
La neumonía siempre es un riesgo después de una cirugía mayor. Para ayudar a que los pulmones no se congestionen, se les asigna a los pacientes una serie de ejercicios de respiración profunda.