Reemplazo Total de Articulación de Cadera

No Tiene Por Qué Vivir con Dolor Articular Agudo

Sus articulaciones participan en casi todas las actividades que realiza. Movimientos simples como caminar, arrodillarse y flexionarse requieren el uso de las articulaciones de la cadera y las rodillas. Normalmente, todas las partes de estas articulaciones trabajan en conjunto y la articulación se mueve fácilmente sin dolor. Pero cuando la articulación está enferma o lesionada, el dolor que provoca puede limitar gravemente su capacidad para moverse y trabajar. La artritis, una de las formas más comunes de enfermedad articular degenerativa, afecta aproximadamente a 43 millones de personas en los Estados Unidos.1 Si está considerando un reemplazo total de articulaciones o recién está empezando a explorar los tratamientos disponibles, este folleto le servirá. Le ayudará a comprender las causas de su dolor articular y opciones de tratamiento. Aún más importante, le dará la esperanza de que puede volver a realizar algunas de sus actividades favoritas.

Una vez que lea este folleto, no deje de hacerle a su médico cualquier pregunta que tenga. Informarse lo más posible le ayudará a elegir el mejor tratamiento para aliviar su dolor articular y le permitirá volver a hacer sus actividades normales.

¿Qué es una articulación de cadera?

La articulación de la cadera es una enartrosis formada por una parte esférica, o cabeza femoral, en el extremo superior del hueso del muslo, y el cotilo o acetábulo en la pelvis. Los extremos del hueso de una articulación están cubiertos con un material suave y resistente llamado cartílago. Un cartílago normal amortigua los huesos y permite el movimiento prácticamente sin fricción y sin dolor. El resto de las superficies de la articulación están cubiertas por un tejido delgado y suave llamado sinovial. Éste produce líquido que actúa como un lubricante para disminuir la fricción y el desgaste de la articulación.